virgin islands scene

Dedícate. Edúcate lo mejor que puedas pero luego, por Dios, haz algo. No te quedes ahí parado, haz que suceda.
-- Lee Iacocca
 

 

Sábado 19 de Marzo de 2005

Sentirse de maravillas

Si pudieses optar entre sentirte triste o contento, ¿cuál de esos dos estados de ánimo elegirías? Si pudieses elegir entre sentir pena de ti mismo o vibrar con la confianza en tu propia capacidad de marcar una diferencia, ¿qué elegirías?

Lo maravilloso del caso es que uno puede elegir y de hecho elige, cuál será su actitud a cada instante de cada día. Cuando te sientes triste o alegre o frustrado o confiado, es porque has decidido responder a la vida de esa manera en particular.

Sintiéndote de lo peor no le vas a hacer ningún bien a nadie. Sin embargo sintiéndote maravillosamente y poniendo ese sentimiento en acción puedes elevar el estado de ánimo de quienes te rodean y así marcar una diferencia positiva en tu mundo.

Pero, ¿qué pasa con aquellos días repletos de desafíos, obstáculos, frustraciones y dolor? Bueno, si no deseas sentirte de maravillas respecto de lo que está sucediendo, siempre estás a tiempo de decidir sentirte de maravillas a pesar de lo que está sucediendo.

No importa lo que haya ocurrido en el pasado, este momento está lleno de oportunidades. No importa cuán desdichado hayas podido sentirte hace cinco minutos, puedes decidir sentirte maravillosamente respecto de ti mismo en este preciso instante.

Y cuando de verdad abras tus ojos y tu corazón a todas las cosas buenas que de veras son posibles, el mundo que te rodea comenzará a parecerse a esos maravillosos sentimientos que tú tengas.

— Gabriel Sandler

previousPráctica positiva       Las mejoresnext
  
   

©2005 Ralph S. Marston, Jr. - derechos para traducción al Español y su distribución mundial exclusivamente y en exclusividad para Gabriel Sandler. Todos los derechos reservados.