virgin islands scene

La adversidad pone al descubierto genialidades, la prosperidad las esconde.
-- Horace
 

 

Miércoles 3 de Enero de 2007

Viviendo la felicidad

Cuando te empecinas en perseguir la felicidad, ésta suele ser terriblemente escurridiza y terminar resultando en una experiencia muy frustrante. Una vez que finalmente llegas allí donde creías que estaría, se ha escapado hacia algún otro lugar. Una clara señal de que estás persiguiendo a la felicidad infructuosamente es cuando te descubres utilizando la frase “si tan sólo”, como por ejemplo en “si tan sólo pudiese comprar un automóvil nuevo, entonces sería feliz”, o "si tan sólo consiguiese un empleo mejor, entonces sería feliz".

Tener ambiciones cada vez mayores es maravilloso. Pero si llegas al punto en el que tu felicidad depende de ellas, verás que parece como si nunca pudieses alcanzar todas las condiciones necesarias, a la vez. Llegas a conseguir uno de los “si tan sólo”, para recién descubrir todo un nuevo conjunto de otros “si tan sólo”.

Una mejor estrategia es la de no perseguir a la felicidad, sino construirla exactamente donde te encuentras. En lugar de ponerle condiciones, simplemente permítele ser. ¿Puedes ser feliz aquí y ahora? Por supuesto que si. Persigue tus sueños, a toda costa. Haz que las cosas mejoren. Y disfruta de cada instante a lo largo del camino. No hay necesidad de esperar por la felicidad. No la consigues persiguiéndola. La tienes, viviéndola.

— Gabriel Sandler

previous Secretos reservados        Corrigiendo el desequilibrionext
  
   

©2007 Ralph S. Marston, Jr. - derechos para traducción al Español y su distribución mundial exclusivamente y en exclusividad para Gabriel Sandler. Todos los derechos reservados.