virgin islands scene

Se más sabio que los demás, si puedes, pero no se los digas.
-- Lord Chesterfield
 

 

Viernes 27 de Enero de 2012

Preguntas positivas

Cuando tu mente escucha una pregunta no tiene otra alternativa que aceptar la premisa que esa pregunta ha planteado, y pensar una respuesta. De otro modo, la pregunta no podría ser respondida.

Escuchando una pregunta en particular con la frecuencia suficiente, tú naturalmente intentarás responderla. Aunque tú no te des cuenta de que lo estás haciendo, tu mente se estará preparando para responder.

Las preguntas a las cuales estás regularmente expuesto ejercen gran influencia en la dirección que adopta tu vida. Y muchas de las preguntas que escuchas más a menudo, provienen de ti.

¿Qué preguntas te estás preguntando? ¿Son peguntas negativas, como por ejemplo por qué nunca puedes concretar algo, o son más positivas, preguntándote qué es lo mejor que te ocurrió en el día?

En los próximos días, cuando te descubras preguntándote algo, piensa qué tipo de influencia ejercerá en tu vida.

Presta atención, conscientemente, a lo que te estás preguntando y haz un esfuerzo por hacer que tus preguntas sean positivas.

Las cosas que te preguntes a ti mismo seguirán influyendo en tu vida por mucho tiempo, más allá de cuando ya ni siquiera recuerdes de qué se trataban. ¿Te das cuenta por qué es tan buena idea hacer que esas preguntas sean tan positivas como puedas?

— Gabriel Sandler

previousNingún problema en absoluto       Concentraciónnext
  
   

©2012 Ralph S. Marston, Jr. - derechos para traducción al Español y su distribución mundial exclusivamente y en exclusividad para Gabriel Sandler. Todos los derechos reservados.