virgin islands scene

La belleza como la sentimos es algo indescriptible: lo que es o lo que significa no se puede decir
-- George Santayana
 

 

Lunes 21 de Marzo de 2016

Vive la riqueza

Deja de enfocar tus pensamientos en desear cosas, porque sea lo que sea que deseas, por definición, no lo tienes. En cambio, pon tus pensamientos, tu energía y tus esfuerzos en manifestar y disfrutar más plenamente de aquello que ya tienes, que en realidad es todo.

Cuando tus pensamientos están enfocados en desear, esos pensamientos construyen un muro que te aisla, separándote de la inmensa abundancia de la vida. Tan pronto como dejas de lado el querer empiezas a ver, a sentir y a aprovechar las conexiones, muy reales y concretas, que existen entre ti y lo que sea que puedas imaginar.

Deja de decirte a ti mismo que no lo tienes y empieza a darte cuenta de que ya puedes empezar a experimentarlo. Considera tu más preciado sueño no como algo que tienes la esperanza de alcanzar algún día, sino como algo que se está desarrollando ahora mismo, como resultado de tus acciones.

No permitas que tu más elevada visión de la vida se convierta en una fuente de frustración por limitarte a tan sólo desearlo. Permítele ser una fuente de inspiración, fuerza, efectividad y realización por el mero hecho de ponerlo de manifiesto en lo que sea que hagas.

El camino en el cual hoy te encuentras está conectado con otro camino, que está conectado con otro camino, y con otro más. Tienes acceso a toda la abundancia de la vida y recorriendo el camino, paso a paso, experimentarás la hermosa plenitud de esa abundancia.

Despréndete de las condiciones que has puesto a la riqueza de la vida y date cuenta de que ella está aquí para ti, hoy. Anímate, vive esa riqueza, y genera más y más plenitud a medida que cada instante transcurre.

— Gabriel Sandler

previousDale vida a lo mejor de la vida       En cada desafíonext
  
   

©2016 Ralph S. Marston, Jr. - derechos para traducción al Español y su distribución mundial exclusivamente y en exclusividad para Gabriel Sandler. Todos los derechos reservados.