virgin islands scene

Dedícate. Edúcate lo mejor que puedas pero luego, por Dios, haz algo. No te quedes ahí parado, haz que suceda.
-- Lee Iacocca
 

 

Lunes 5 de Enero de 2009

Objetivo al final del camino

Habiéndote embarcado en un recorrido de mil millas, unos pocos pasos en la dirección equivocada no deberían desanimarte. Pero si no sabes en que dirección estás caminando, cada paso en falso puede parecer devastador.

Que las pequeñas cosas te estén dañando constantemente es una señal de que las cosas importantes no te entusiasman lo suficiente. Si las molestias menores parecen enormes contratiempos, entonces asegúrate de mirar más allá de ellas.

Hay algo, algún objetivo, que te elevará por sobre cualquier obstáculo que pueda aparecer. Hay algún objetivo que te obligará a poner manos a la obra, aunque las circunstancias estén transitoriamente en tu contra.

Hay alguna razón por la cual deseas lo que deseas. Hay algún deseo que rige todos tus deseos.

Mira debajo de la superficie de tu vida cotidiana y pregunta por qué. Busca en lo más profundo y descubre ese sentido propio y especial que te hace ser quien eres.

Concentra tu atención en la meta. Y difícilmente notes siquiera los desvíos a lo largo del camino.

— Gabriel Sandler

previousDisfruta del aquí y ahora       La fuerza de la verdadnext
  
   

©2009 Ralph S. Marston, Jr. - derechos para traducción al Español y su distribución mundial exclusivamente y en exclusividad para Gabriel Sandler. Todos los derechos reservados.