virgin islands scene

La adversidad pone al descubierto genialidades, la prosperidad las esconde.
-- Horace
 

 

Motivador del Mes - Septiembre 2016

Vivir con generosidad

Qué pasaría si, un buen día, decidieses encarar una discusión con cada persona con la que te cruzases intentando competir con todos los que te rodean. Te cruzarías entre el tránsito para ser el primero en el semáforo. Andarías zumbando por la autopista para sobrepasar a todos y cada uno. Correrías para saltear a todos en la fila del supermercado. Si te pasas el día hacienda cosas como esas, ¿cómo te sentirás una vez que el día termine? ¿Te haría todo eso sentirte bien contigo mismo? Por supuesto que no. Estarías lleno de estrés y de tensión. Habrías acumulado ira por todas las afrentas que habrías imaginado. Tratando de ser superior a todos los demás, en un intento por satisfacer tu ego, terminarías lleno de negatividad.

Ahora bien, probablemente no lleves a cabo ninguna de esas acciones intensas y agresivas enumeradas allí arriba. Se trata de ejemplos extremos puestos para demostrar algo. Lo que intento demostrar es que, vivir desde la perspectiva del ego drena tu vida, agotándote. Cuanto más puedas alejarte de semejante perspectiva, mejor. Afortunadamente, hay un lugar mucho mejor en el cual vivir. En lugar de vivir desde la perspectiva del ego, puedes vivir desde una perspectiva positiva, amable, altruista.

Considera un escenario alternativo. ¿Qué tal si, al comenzar cada día, decidieras hacer algo para que el mundo fuese un lugar un poquito más brillante para cada una de las personas con las que te cruzaras? Sonreirías libremente a quien se cruzara contigo. Reducirías la velocidad y dejarías que otros pasaran antes de ti al salir de la autopista. Saludarías a la gente, les preguntarías cómo están y escucharías, escucharías de verdad, aquello que tuviesen para decir. Buscarías maneras de ayudar a las personas. Si vieses a alguien que pareciera necesitar alguna ayuda, le preguntarías si necesita una mano. Piensa en lo bien que te sentirías luego de un día haciendo este tipo de cosas.

Si decidieses, apenas arrancado el día, atravesar la puerta con la intención de marcar una verdadera diferencia en las vidas de tanta gente como encontrases en tu camino, te sorprenderías por la cantidad de oportunidades que podrías reconocer. Es tanta la gente que podría aprovechar una pequeña sonrisa, que se beneficiaría con una palabra de aliento, que valoraría entrañablemente apenas una pequeña conexión con otro ser humano. Las oportunidades para actuar desde una perspectiva semejante son infinitas.

Piensa en una meta que tengas en la vida. Quizás se trate de una meta en lo laboral, o en el área de las finanzas, una meta relacionada con las relaciones interpersonales o con tu estilo de vida. Sea cual fuere la meta si profundizas lo suficiente, descubrirás que está relacionada con un sentimiento que deseas sentir. Quieres sentir de una cierta y determinada manera, y persigues ese sentimiento persiguiendo la meta. Quieres sentirte bien respecto de tu vida. Quieres sentirte bien contigo mismo. Quieres sentirte bien en cuanto a todo lo que existe y a tu lugar en el mundo. Hay una razón de peso por la cual haces las cosas que haces, por la cual persigues tus metas y tus sueños.

El problema es que tu ego se mete en el medio. Persiguiendo tus sueños desde una perspectiva basada en tu ego, encontrarás resistencia a cada paso, de ti mismo y de los demás. El ego te pone en modo de conflicto, porque te muestra una visión del mundo según la cual estás separado de todos los demás. Apenas alcanzas algún grado de éxito el ego te dice que no es suficiente, y no te permite disfrutar a pleno aquello por lo que has trabajado duro para conseguirlo. El ego te engaña y te lleva a perder tu precioso tiempo haciendo cosas que en realidad no te gustan, para conseguir cosas que en realidad no deseas, de manera tal que puedas impresionar a personas a las que no respetas. ¿Es esta una buena manera de vivir?

Hay una manera mucho mejor, y es haciéndolo desde una perspectiva positiva, de entrega y solidaridad. En el fondo de tus deseos, está el deseo de saber que estás marcando una diferencia. Todos tenemos el deseo de marcar una diferencia. Ese deseo puede ser expresado de maneras sumamente negativas y destructivas, o de maneras muy positivas y enriquecedoras, o en algún punto intermedio.

El Motivador del Mes es un artículo extenso que se publica mensualmente, accesible en toda su extensión sólo para miembros de Motivación Diaria. Para leer el artículo completo, ingresa si ya eres miembro o, si aún no lo eres, regístrate hoy mismo y accede inmediatamente al artículo de este mes así como a todo el archivo de motivadores mensuales anteriores y a todos los Contenidos Premium exclusivos para miembros registrados.