virgin islands scene

Ser poderoso es como ser una dama. Si debes andar contándoselo a la gente, entonces no lo eres
-- Margaret Thatcher
 

 

Motivador del Mes - Febrero 2019

El poder de las mejoras graduales

¿Cómo puedes hacer grandes cosas? Dando un montón de pequeños pasos. ¿Cómo consigues todas las ambiciosas metas que te has propuesto? Utilizando los pequeños momentos que tienes disponibles para trabajar con perseverancia en esas metas. ¿Cómo te mantienes motivado, inspirado, animado para seguir haciendo todo lo que tienes que hacer? Prestando atención y celebrando los pequeños logros, esos que se dan en el término de una hora o de un día a medida que vas dando un paso tras otro, paulatina, gradualmente, para mejorar tu vida y tu mundo.

Las mejoras graduales te dan acceso a un reino de éxito ilimitado. Cualquiera puede dar un pequeño paso y encontrar la manera de tener éxito haciéndolo. Obviamente, tú puedes hacerlo. Y cuando lo haces, otro paso se hace evidente. Entonces das ese pequeño paso. Trabajas en ello, te las ingenias, haces lo que hay que hacer, quizás te sale mal unas pocas veces antes de poder hacerlo bien. Y entonces completas ese paso, consigues esa pequeña partecita de tu meta. Súbitamente te das cuenta de que has alcanzado un cierto impulso, y súbitamente empieza a sentirse realmente bien. En este punto te das cuenta de que puedes seguir avanzando. Y no sólo eso, te das cuenta de que seguir avanzando se siente realmente bien y es lo correcto, aun cuando el trabajo resulte tedioso y demandante. Porque estás viendo progresos. Estás obteniendo algo a partir de todo ello. Estás palpando que estás en el camino que lleva al logro. Te estás posicionando para escribir tu propia historia, para elegir con precisión cómo deseas que tu vida se desarrolle. Y todo empieza con un pequeño paso. Ese es el poder de las mejoras graduales y paulatinas.

Las mejoras más grandes son las que se generan de a poco. Nadie puede construir un rascacielos de 100 pisos en quince minutos. Construir un edificio requiere de mucha, mucha gente haciendo pequeñas tareas, palmo a palmo, mes tras mes.

Las mejoras más perdurables son aquellas que se van haciendo de manera paulatina. Las mejoras más accesibles son las que se hacen paulatinamente. Operar a gran escala es complicado. Pero hacer algo en pequeña escala es fácil. Las personas y las organizaciones y los sistemas te enfrentarán, cada vez que trates de hacer grandes cambios. Pero puedes hacer montones y montones de pequeños cambios y sin que nadie se dé cuenta siquiera.

Las mejoras paulatinas siempre están a tu alcance. Si tienes apenas cinco minutos libres, habrá alguna pequeña mejora que podrías llevar a cabo en ese lapso de tiempo. Podrías limpiar un par de cientos de mails de tu bandeja de entrada. Seguro, podrías tener miles por revisar. No será gran cosa, pero algo aportará. Y algo es muchísimo mejor que nada.

Hasta la más pequeña de las mejoras es mejor que quedarse allí parado, quitecito, especialmente considerando que en realidad no puedes quedarte quieto. Porque quedarte quieto es en realidad dar un par de pasos hacia atrás. Si te quedas quieto el mundo seguirá avanzando sin ti. Por lo tanto la opción es esta. O bien mejorar aprovechando las oportunidades para hacerlo poco a poco, o quedar relegado.

Siempre es más fácil mejorar ahora que hacerlo más tarde. Cuanto más esperas, más difícil se vuelve la tarea, más se complican los problemas. Además, a medida que te vas alejando de tu inspiración inicial, menos probabilidades tienes de llevar a cabo las acciones necesarias para concretar esa inspiración. Las cosas que vas haciendo poco a poco te dan la posibilidad de llevar a cabo algún tipo de mejora ahora mismo, y ese sentido de la oportunidad conlleva un valor enorme.

Las mejoras graduales son menos agotadoras, menos estresantes. Limpiar el garaje cada sábado por la tarde es muchísimo menos estresante que dejar que las hojas y la suciedad y la basura se acumulen por años para luego tener que lidiar con cosas podridas y cucarachas y ratas. Las mejoras paulatinas generan un impulso positivo y luego, te permiten mantenerlo. En lugar de hacer que todos estén súbitamente involucrados para hacer algo sólo una vez cada tanto, puedes extender ese entusiasmo indefinidamente a través de mejoras graduales y paulatinas.

Apostando por mejoras graduales, puedes aprovechar el tiempo que tienes a tu disposición, incluso considerando que ese tiempo disponible se presente en pequeñas cantidades. Puedes trabajar a un ritmo sostenido, sin tener que sentirte abrumado.

¿Qué es lo que intentas hacer? ¿En qué pasos graduales puedes dividirlo? ¿Qué primer paso podrías dar ahora mismo?

¿Qué querrías hacer, que no sabes cómo hacerlo? ¿Qué puedes hacer para aprender? ¿Otra vez, cuál es el primer paso en ese proceso de aprendizaje, que podrías dar hoy?

El Motivador del Mes es un artículo extenso que se publica mensualmente, accesible en toda su extensión sólo para miembros de Motivación Diaria. Para leer el artículo completo, ingresa si ya eres miembro o, si aún no lo eres, regístrate hoy mismo y accede inmediatamente al artículo de este mes así como a todo el archivo de motivadores mensuales anteriores y a todos los Contenidos Premium exclusivos para miembros registrados.