virgin islands scene

Un barco en puerto está seguro, pero no es para eso que se construyen los barcos
-- John Shedd
 

 

Motivador del Mes - Marzo 2019

Postergación

Pocas personas alguna vez dicen “Nunca voy a alcanzar mis sueños.” En cambio, todo el mundo dice “Algún día voy a alcanzar mis sueños.”

El problema es que en realidad no hay diferencias entre nunca y algún día. Están, ambos, exactamente en el mismo punto. Exactamente.

Te despiertas en la noche por el ruido de vidrios rompiéndose. Escuchas que hay al menos dos personas, quizás más, en la planta baja revolviendo tus cosas. Entonces escuchas pasos pesados subiendo por las escaleras. Cierras la puerta de tu dormitorio y llamas al 911, pidiendo al operador que envíe a la policía. ¿Cómo esperas que sea la respuesta? ¿Quieres que te digan que van a enviar a la policía en algún momento? No, Por supuesto que no. Quieres a la policía en tu casa AHORA MISMO. No existe literalmente ninguna diferencia entre “en algún momento” y “nunca”. De hecho, “nunca” hasta sería preferible porque al menos sabrías con certeza que no cuentas con nadie, que estás solo y ello te haría enfrentar los hechos de una determinada manera. Pero escuchar que la policía estará llegando “en algún momento” no serviría para absolutamente nada.

No rompas tus sueños en mil pedazos planificándolos para algún día. No tires a la basura ni deshonres todo lo bueno que podrías estar generando en tu mundo, tirándolo en la papelera del “algún día”. El momento con el que cuentas es ahora. El momento de actuar es ahora mismo. No puedes actuar en el pasado y no puedes actuar en el futuro. Sólo puedes actuar en el momento en el cual te encuentras.

Cuando te escuches diciendo “algún día”, deja que esa sea tu señal para poner manos a la obra. Si te descubres poniendo excusas, postergando tareas para más tarde, detén de inmediato ese patrón de comportamiento. Toma la tarea disponible que tengas más a mano, y encárgate de ella.

Tu vida es demasiado valiosa para ponerla a esperar, especialmente cuando te das cuenta de que ponerla en espera es equivalente a no vivirla. Cada instante que estás aplazando para más tarde es un instante de tu preciosa vida que estás desperdiciando. Imagina que tienes 60 días por delante, 60 días de vida e imagina que tienes una larga lista de cosas llenas de sentido que querrías concretar mientras aún puedes. ¿Demorarías ponerte en marcha con cada uno de los puntos de esa lista? ¿Esperarías hasta el mes que viene, o la semana que viene, o mañana?

Los días al principio o en la mitad de tu vida son tan importantes como los días del final, en realidad más importantes aún por la manera en que influirán en la calidad de todos los días todavía por venir. Asique si no quisieras desperdiciar los días finales de tu vida, obviamente no querrías perderte hoy, ni siquiera unos pocos de sus minutos.

Si la postergación es un problema, pregúntate por qué. ¿Por qué tienes la necesidad de aplazar lo que fuera para más tarde? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? Quizás sea porque lo que fuese que estés aplazando no es realmente importante para ti. Si ese fuese el caso, no hay necesidad de postergarlo para más tarde. Simplemente cancélalo por completo y enfoca tus esfuerzos en aquellas cosas que si importan.

El Motivador del Mes es un artículo extenso que se publica mensualmente, accesible en toda su extensión sólo para miembros de Motivación Diaria. Para leer el artículo completo, ingresa si ya eres miembro o, si aún no lo eres, regístrate hoy mismo y accede inmediatamente al artículo de este mes así como a todo el archivo de motivadores mensuales anteriores y a todos los Contenidos Premium exclusivos para miembros registrados.