virgin islands scene

Ser poderoso es como ser una dama. Si debes andar contándoselo a la gente, entonces no lo eres
-- Margaret Thatcher
 

 

Jueves 26 de Octubre de 2006

Consumido por el deseo

El deseo es un factor fundamental en cualquier logro. Tener el deseo suficiente de alcanzar una determinada meta te ayudará a superar todos los obstáculos que se interpongan en tu camino.

Aunque el deseo es realmente necesario, demasiado de él podría llegar a resultar desastroso. Hasta cierto punto puede ser una fuerza apremiante y positiva. Llevado demasiado lejos, el deseo pasa a ser abrumadoramente debilitante.

Cuando empiezas a ser consumido por el deseo quedas, en efecto, consumido por el hecho de que no tienes eso que anhelas. Una cantidad saludable de deseo te mantiene siempre alerta y conciente de que tal posibilidad existe, y hace que permanezcas enfocado en hacerla realidad. Pero cuando te pasas de la raya y empiezas a ser consumido por el deseo, el mensaje, interno y constante pasa a ser negativo. En lugar de concentrarte en la posibilidad de alcanzar lo que deseas, te concentras en la carencia. Una vez que ello sucede, la posibilidad cierta de lograrlo comienza a trastabillar y la esperanza de conseguir lo que deseas se debilita enormemente.

Deja que tus deseos te empujen hacia ellos. Cuídate de no permitirles que te envuelvan y te anulen. En la medida en que mantengas tus deseos, y tu vida, en perspectiva, podrás hacer realidad todo lo que desees.

— Gabriel Sandler

previousAcciones efectivas y enfocadas       Aceptaciónnext
  
   

©2006 Ralph S. Marston, Jr. - derechos para traducción al Español y su distribución mundial exclusivamente y en exclusividad para Gabriel Sandler. Todos los derechos reservados.