virgin islands scene

Cree en aquellos que buscan la verdad. Desconfía de quienes la encuentren
-- Andre Gide
 

 

Viernes 11 de Julio de 2008

La fuerza de la humildad

La arrogancia es un signo evidente de debilidad e inoperancia. Creyendo que lo sabes todo te pierdes la oportunidad de aprender cosas nuevas y valiosas.

Dedicar tu tiempo y tu energía a jactarte de ti mismo te lleva a quedarte sin tiempo para lograr cosas que realmente valgan la pena. Creer que eres más importante que los demás te lleva a perder, muy rápidamente, el respeto por todos.

Una humildad genuina es señal evidente de fortaleza y seguridad. Dejar de lado la necesidad de impresionar a los demás te convierte, recién entonces, en alguien que realmente impresiona.

Vive, habla y actúa con humildad y verás que tus esfuerzos se tornan mucho más efectivos. No habrá tiempo ni energía desperdiciados en apuntalar tu propio ego, pudiendo entonces conseguir muchas cosas valiosas de verdad.

La humildad genera respeto y promueve el entendimiento mutuo. Imagina todo lo positivo que una actitud semejante podría generar en tu vida y en tu mundo.

Cuando tu vida esté plena de verdadera fortaleza y de riqueza genuina no tendrás necesidad de alardear. Vive con humildad, y la vida será plena de verdad.

— Gabriel Sandler

previousAlentando a los demás       Mirar más allánext
  
   

©2008 Ralph S. Marston, Jr. - derechos para traducción al Español y su distribución mundial exclusivamente y en exclusividad para Gabriel Sandler. Todos los derechos reservados.