virgin islands scene

Comparados con lo que deberiamos ser, estamos solo despiertos a medias
-- William James
 

 

Jueves 18 de Junio de 2009

Evita la urgencia

La mayoría de las cosas que terminan siendo urgentes, no lo eran cuando aparecieron por primera vez. La mayoría de las cosas urgentes, si se hubiesen atendido apenas aparecieron, no habrían tenido que terminar precipitadamente.

Postergando una tarea complicada para más adelante lo único que logras es complicarla más aún. Para hacer que tu vida sea de veras más fácil, ve y ocúpate de las cuestiones pesadas tan pronto como puedas.

No te librarás de algo que hay que hacer, postergándolo. Lo único que lograrías es hacerlo más pesado aún de lo que habría sido.

Cada vez que lo dilatas te niegas a ti mismo la oportunidad de hacer el trabajo relajado y con cuidado, a un ritmo tranquilo. En cambio, presionas la cosa para que la tarea finalmente sea hecha a las corridas.

Así, terminas generando una ansiedad innecesaria y reduciendo tu efectividad. La mejor opción es decidirte y completarla antes de que aparezca la urgencia.

¿De qué cosas podrías encargarte hoy, que te evitarían tener que lidiar con una cuestión urgente más tarde? Vamos, hazlo, y aporta así más paz y verdadero sentido a tu vida.

— Gabriel Sandler

previousÉxito inevitable       Arrepentimientos tempranosnext
  
   

©2009 Ralph S. Marston, Jr. - derechos para traducción al Español y su distribución mundial exclusivamente y en exclusividad para Gabriel Sandler. Todos los derechos reservados.