virgin islands scene

Un maestro entra en juego con la eternidad; nunca sabrá a ciencia cierta, dónde se detendrá su influencia
-- Henry B. Adams
 

 

Martes 16 de Febrero de 2010

Combustible para la acción

Para lidiar con la energía negativa de la preocupación, transfórmala en combustible para poner en marcha acciones concretas. En lugar de obsesionarte con lo que podría llegar a suceder, enfócate en lo que estás haciendo.

Si la preocupación es la única salida para tus inquietudes, éstas se tornarán más y más complicadas. La preocupación no sólo fracasa a la hora de resolverlas, sino que además consume tiempo y recursos que de otro modo podrías dedicar a un propósito productivo.

Acciones enfocadas, con sentido y efectivas, por el contrario, enfocan toda tu energía en una dirección clara y definida. Ello produce, rápidamente, un impulso positivo.

Debido a ese impulso, pequeños disgustos y distracciones que en otras circunstancias te habrían deprimido, se transforman en apremiantes razones que te impulsan a avanzar. Estando concentrado en la acción hasta los contratiempos sirven de combustible para generar más acción aún.

Cuando sientas una preocupación asomando en el horizonte de tus pensamientos, detente y considera esto. ¿Qué cosas positivas, productivas podrías hacer, aquí y ahora, que le quitarían fuerza a esa preocupación incluso antes de que llegue a tocarte?

Acostúmbrate a ver que toda inquietud, cada posible situación, ofrece combustible para la acción. Utiliza ese combustible para moverte hacia adelante y las preocupaciones ya nunca más serán algo a tener en cuenta.

— Gabriel Sandler

previousVerlo       Transformarse con los desafíosnext
  
   

©2010 Ralph S. Marston, Jr. - derechos para traducción al Español y su distribución mundial exclusivamente y en exclusividad para Gabriel Sandler. Todos los derechos reservados.