virgin islands scene

El coraje es hacer aquello que temes hacer. No puede haber coraje a menos que estés asustado.
-- Eddie Rickenbacker
 

 

Miércoles 16 de Septiembre de 2015

No para envidiar

¿Por qué malgastar tu tiempo y tu energía envenenando tu actitud, sintiendo envidia? En lugar de sentir envidia, siéntete inspirado.

Para ti, vivir la vida de otro no sólo resulta imposible, aunque pudieses hacerlo, no te gustaría. Lo que puedes hacer es vivir con alegría tu propia vida, observando y aprendiendo de la alegría que ves en los demás.

Tu mayor realización, tu máxima plenitud, proviene de ser tú mismo. Si la vida de alguien te resulta atractiva, la reacción más realista y efectiva es imitarlo, no envidiarlo.

La envidia se centra en un abrumador sentido de carencia y limitación. Así que envidiando a alguien, estarías alejando las cosas que deseas.

Una respuesta mucho más positiva y poderosa sería sentir sincero agradecimiento por la buena fortuna de los demás. Haciéndolo puedes beneficiarte, tú también, de esa buena fortuna.

Deja de generar envidia. Y empieza a permitir que fluya tu propia versión, única y especial, de la maravillosa abundancia de la vida.

— Gabriel Sandler

previousLo mejor posible       La oportunidad de la decepciónnext
  
   

©2015 Ralph S. Marston, Jr. - derechos para traducción al Español y su distribución mundial exclusivamente y en exclusividad para Gabriel Sandler. Todos los derechos reservados.