Antes de que puedas ver la luz, debes lidiar con la oscuridad.
-- Dan Millman

 

 

Viernes 4 de Marzo de 2016

Transformando limitaciones

Cada limitación no es otra cosa que una situación que has decidido considerar, y manejar, como un factor limitante. Aunque muy a menudo no puedas cambiar la situación subyacente, puedes transformar muy fácil y rápidamente la manera en que lo percibas y lidies con ella.

La definición misma de una limitación es que se trata de algo que puede detenerte o complicarte. Como tal, la razón por la cual cualquier cosa se convierte en una limitación es el hecho de que tú la consideres como una limitación.

Sin embargo, siempre estás a tiempo de decidir asumir algo completamente diferente. Puedes decidir enfocarte en las posibilidades reales y concretas, y en aprovecharlas haciendo progresos.

Si, la vida muy a menudo es difícil, complicada y desafiante. Sin embargo, por cada factor que amenaza con paralizarte, hay docenas de otras posibilidades para seguir avanzando.

No son realmente las limitaciones las que te paralizan. Si te quedas paralizado, es porque pones más foco, energía y esfuerzo en pensamientos negativos y excusas, que en posibilidades concretas y positivas y en acciones efectivas.

Seguro, la vida es dura, pero tú tienes lo que hace falta para generar enorme valor y alcanzar gran realización, sin importar cuáles puedan ser los obstáculos. Recuérdate a menudo el enorme poder con el que cuentas, y transforma cada limitación en una razón para lograrlo.

— Gabriel Sandler

 

Suscríbete y reemplaza estos avisos por
tus propias afirmaciones positivas