virgin islands scene

Observa a la tortuga: Ella logra avanzar únicamente cuando estira el cuello
-- James Bryant Conant
 

 

Lunes 24 de Julio de 2006

Más allá de la ambición

¿Qué quieres? ¿Qué necesitas? ¿Qué deseas con todas tus fuerzas? Desear, necesitar y hasta anhelar fervientemente puede limitar muchísimo la posibilidad de disfrutar de eso que deseas, y también el valor que otorgues a ello en tu vida. Poniendo toda tu energía en desear algo, generas una situación en la cual nunca llegas a tener suficiente.

Sólo puedes sentir alegría y plenitud cuando tienes suficiente. Y tener suficiente no depende del tamaño de tu saldo en el banco ni de la cantidad de personas que vayan a tu fiesta. Tendrás suficiente sólo cuando tú permitas que ello suceda.

Pensar que nunca podrás tener suficiente es, trágicamente, una profecía autocumplida. La ambición puede ayudarte a llegar muy lejos, pero si es lo único que tienes, finalmente terminará por interponerse en tu camino. Apunta alto, por supuesto, y una vez que hayas llegado, reconócelo y disfrútalo. Cuando hagas el esfuerzo por conseguir algo, tómate además el tiempo y el trabajo de disfrutarlo y así, permitir que llene tu vida.

— Gabriel Sandler

previousLíbrate de las limitaciones       Vive con corajenext
  
   

©2006 Ralph S. Marston, Jr. - derechos para traducción al Español y su distribución mundial exclusivamente y en exclusividad para Gabriel Sandler. Todos los derechos reservados.