virgin islands scene

Un hombre puede ser destruido pero no derrotado
-- Ernest Hemingway
 

 

Viernes 26 de Enero de 2007

La fuerza del desafío

¿Notaste alguna vez que cuando más cosas tienes por hacer, más cosas puedes llegar a terminar? Aquellos días en los que no tienes un real apremio por completar muchas tareas, a pesar de que sigues pareciendo estar ocupado, terminas concretando muchas menos cosas.

Se trata de un maravilloso ejemplo de la fuerza positiva y productiva de sentirse desafiado. El verdadero valor del desafío está en que, para poder alcanzarlo, debes elevar tu nivel de desempeño. Un desafío complicado puede sacar a relucir lo mejor de ti y elevarte a niveles que nunca habrías alcanzado si no hubieses sentido la urgencia que ese desafío te plantea.

¿Quieres transformar esos días comunes y corrientes en días memorables? Agrégales algunos desafíos, de esos que tienen real sentido. Siempre hay una manera de mejorar aquello que estás haciendo, sea lo que sea. Desafíate a ti mismo a ser aún mejor. Un desafío es uno de los mejores regalos que puedes hacerte, o que pueden hacerte los demás, para el caso es lo mismo.

Crea desafíos. Busca desafíos. Te darán excelentes oportunidades para ser mejor aún de lo que podrías llegar a imaginar.

— Gabriel Sandler

previous Equivocaciones        Conductas irritantesnext
  
   

©2007 Ralph S. Marston, Jr. - derechos para traducción al Español y su distribución mundial exclusivamente y en exclusividad para Gabriel Sandler. Todos los derechos reservados.