virgin islands scene

Dedícate. Edúcate lo mejor que puedas pero luego, por Dios, haz algo. No te quedes ahí parado, haz que suceda.
-- Lee Iacocca
 

 

Viernes 27 de Junio de 2008

Irrefrenable bondad

Aunque hay muchas cosas por las cuales estar preocupado, es mucho, mucho más todo aquello por lo cual estar agradecido. Aunque la bondad de la vida puede, a veces, quedar ensombrecida, nunca llega a ser superada.

Por cada uno de aquellos hechos insensatamente destructivos, hay miles de pequeños y silenciosos actos de amor, de generosidad y compasión. Por cada persona que busca lastimar hay muchas, muchas más que dedican sus vidas a la ayuda y a la curación.

Si algo debe hacerse, aún cuando sea exigente y complicado, siempre hay alguien que se atreve y lo hace. Cuando aparecen problemas, siempre están los que se muestran ansiosos por resolverlos.

A pesar de que algunas veces la benevolencia de la vida sufre alguna que otra derrota, siempre resiste y termina sobreponiéndose. Y al ser desafiada, esa misma bondad termina siendo más fuerte que nunca.

Porque es en sus etapas más oscuras cuando queda absolutamente claro que la vida es un tesoro incalculable. Y así su maravillosa benevolencia se ve fortalecida, justamente, por aquellas cosas que más oposición le presentan.

Abre tu corazón y mira alrededor. Verás esa benevolencia brillando en todas partes.

— Gabriel Sandler

previousVivo y entusiasmado       Determinaciónnext
  
   

©2008 Ralph S. Marston, Jr. - derechos para traducción al Español y su distribución mundial exclusivamente y en exclusividad para Gabriel Sandler. Todos los derechos reservados.